Promulgación de la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México

el
El 22 de septiembre de 1910 se fundó la Universidad Nacional de México, a raíz de la promulgación de la Ley Constitutiva de la Universidad Nacional de México, durante el mandato del presidente Porfirio Díaz y por sugerencia de Justo Sierra Méndez, ley que no le confería autonomía alguna.
En 1917 se suprime la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes y se expide la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado, la cual propone la creación de un Departamento Universitario y de Bellas Artes, en el que quedarían integradas las diversas escuelas de la Universidad Nacional como dependientes directamente del Poder Ejecutivo; sin embargo esta ley sería reforma en 1921, durante el gobierno de Álvaro Obregón, por la cual la Universidad Nacional quedaría incorporada a la Secretaría de Educación Pública.
A pesar de su juventud la Universidad Nacional era vista como moneda de cambio y posible objeto de control por diversos grupos de poder, por lo que se generaron diversos movimientos de estudiantes y académicos, organizados en la Federación Estudiantil Mexicana ―importantemente influenciados por sus análogos en Chile, Argentina, Perú y Cuba―, que pugnaban por dotar a esta universidad de cierta autonomía frente al poder del Estado.
Antecedentes importantes los encontramos, en 1923, en el establecimiento de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, y anteriormente en 1917, en Michoacán, donde el entonces gobernador Pascual Ortiz Rubio fundó la Universidad Autónoma de Michoacán, oficialmente denominada Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo ―primera universidad autónoma de México―, cuyo audaz plan de organización inspiró a los creadores de la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Esta ley, que consistía en 19 considerandos, sería promulgada durante la presidencia de Emilio Portes Gil, el 22 de julio de 1929, y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 26 de julio del mismo año.
Representaba un cambio político respecto a la institución universitaria, pues modificaba su forma de gobierno y organización, estableciendo un gobierno compartido entre el Consejo Universitario ―que constituía la suprema autoridad―, el Rector, los directores de las facultades, escuelas e instituciones que forman parte de la Universidad y representantes de  los profesores y alumnos de las Academias.
También señalaba a la universidad como un organismo público, descentralizado del Estado,  que se basada en los principios de libertad de cátedra y de investigación, y se declaraba independiente de toda actividad militante e interés privado, y buscaba organizar la investigación científica y ampliar el alcance de sus servicios educativos a aquellos que no podían asistir presencialmente a las instalaciones de la universidad.
No debe olvidarse que la promulgación de esta ley constituye el reflejo del esfuerzo sostenido por una serie de movimientos estudiantiles y académicos que se dieron no solamente en México, sino en toda América Latina, para lograr que sus universidades públicas correspondientes tuvieran cierta libertad de organización y orientación frente al Estado; aunque también hubieron quienes consideraron a esta Ley Orgánica como una suplantación del poder real de alumnos y profesores universitarios por el del Consejo Universitario, entendido como extensión del poder estatal.
A partir de 1929 dicha universidad obtendría su nombre definitivo, Universidad Nacional Autónoma de México, sin embargo no gozaba de una autonomía plena sino sólo parcial, ya que:
– El Rector era nombrado por el Consejo Universitario, a partir de una terna nombrada por el presidente de la República, por lo que el Rector seguía siendo nombrado a partir de las opciones presentadas por el Gobierno Estatal.
– Los empleados universitarios eran considerados empleados federales.
– La Universidad debía entregar un informe anual de labores al Presidente, al Congreso de la Unión y a la Secretaría de Educación Pública.
– La Secretaría de Educación Pública contaría con un delegado con voz informativa en el Congreso Universitario.
– El presidente podía interponer un veto a las decisiones del Congreso Universitario.
– El Estado podía intervenir en la comprobación de los gastos de la Universidad por medio de la Controlaría de la Federación.
Estas razones, entre otras, son las que Jesús Silva Herzog tendría en cuenta cuando consideraba a la Universidad como una entidad semiautónoma, ya que su autogobierno era parcial y todavía quedaba mucho que estipular en cuanto a la libertad de cátedra e investigación, como se muestra en el siguiente extracto de la Ley Orgánica de 1929:
“Siendo responsabilidad del gobierno eminentemente revolucionario de nuestro país el encauzamiento de la ideología que se desenvuelve por las clases intelectuales de México en la enseñanza universitaria, la autonomía que hoy se instituye quedará bajo la vigilancia de la opinión pública de la Revolución y de los órganos representativos del Gobierno”
Más adelante, el 19 de octubre de 1933, se reformaría la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México, por la que se logró profundizar y fortalecer las temáticas de autogobierno, pero también proponía que la Universidad solventara sus propios gastos ―a excepción de un único subsidio inicial por parte del Estado―, por lo que se le consideraría como una entidad particular; por otra parte con esta reforma también se buscaba dar a la educación universitaria una orientación socialista, cosa que muchos consideraron como un revés en el ámbito de la libertad de cátedra. Sería hasta el mandato de Manuel Ávila Camacho cuando esta universidad volvería a constituir un ente público pero autónomo, lo cual quedaría establecido como tal en la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México del 6 de enero de 1945.
En el siguiente link pueden encontrar la transcripción de la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México del 22 de julio de 1929, en el portal de ‘Publicaciones ANUIES’:
http://publicaciones.anuies.mx/acervo/revsup/res031/txt5.htmDiario Oficial 26 julio 1929
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s