Entrevista al filósofo Enrique González Rojo

• Rinden homenaje al escritor y militante de izquierda en el Club de Periodistas de México

El compromiso de mi poesía es con toda mi concepción de la vida: González Rojo

• Mi preocupación por el mejoramiento humano, nunca me ha abandonado, asevera

• Escribe un libro, La idea del socialismo, del que lleva seis capítulos de cien hojas cada uno, adelanta

‘‘Mi poesía tiene un compromiso, pero es un compromiso con toda mi concepción de la vida: con la literatura, con la filosofía, con la política. En ese sentido mantengo un punto de vista radical, entendiendo por ello el ir a las raíces”.

La voz del poeta, filósofo y militante de izquierda Enrique González Rojo Arthur suena fuerte en la sala de su departamento en uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad de México.

El motivo de la entrevista es una celebración: el reconocimiento que se le hace este jueves y cuyo título es Homenaje a una vida de honestidad intelectual y lucha por el cambio social, en la sede del Club de Periodistas de México.

“Voy a comenzar por donde se me ocurre y lo que se me ocurre es el reconocimiento que me van a hacer y que va a estar en tres pistas, que son tres de las actividades fundamentales a las que me he dedicado.

“Está mi propuesta filosófica, mis ideas; mi militancia y mi propuesta política, y finalmente mi propuesta literaria, más bien poética. Tengo la impresión de que es un homenaje un poco diferente a otros que ya me han hecho, algunos por mi edad: soy un hombre que ha entrado con paso firme en la tercera edad.”

Es diferente, dice González Rojo, porque en otras ocasiones se han centrado en su labor poética. Esta vez no queda fuera la filosofía ni su pensamiento político. “Algunos piensan que soy un poeta que además ha estudiado filosofía. Otros, los menos, piensan que soy un filósofo y político que además escribe poesía. Soy las tres cosas. Soy además un viejo maestro porque no solamente di muchos años clases. Fueron treintaytantos años de clases y también estaba al frente de muchos círculos de estudios.”

Profesor fundador de la UAM

“Después de la jubilación –prosigue Enrique González Rojo– he dado charlas, pláticas. El carácter de maestro no se me ha quitado nunca, para bien o para mal, tengo una tendencia a explicar cosas, me siento como pez en el agua cuando explico cosas. Cuando me preguntaban dónde daba clases respondía: ‘¿Dónde no?’, porque daba clases en la Facultad de Filosofía y Letras, en Chapingo, en las preparatorias, en el CCH.

“Soy maestro fundador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y del CCH. Soy un viejo maestro.”

Autor de centenares de poemas y numerosos libros de filosofía y teoría literaria, muchos de los cuales permanecen inéditos –”ha sido muy difícil publicar”– pero están disponibles en su página de Internet (www.enriquegonzalezrojo.com), el maestro logró armonizar las partes que conforman su vida y su obra. Nunca hubo conflicto entre ellas ni deseos de renunciar a ninguna.

En su caso, expresa, “hubo una armonización de las tres actividades y de hecho unas han influido a otras. En mi poesía las preocupaciones filosóficas y las políticas están presentes en todo momento. No solamente eso, sino que mi poesía desborda los temas de la filosofía y de la política y aborda otros muchos temas.

“También he sido un viejo militante político. La política me interesó desde muy joven. Pasé por muchas organizaciones políticas”, entre ellas el Partido Comunista Mexicano, el Espartaquismo, o el Partido de la Revolución Democrática, por citar algunos grupos.

“Se puede decir que nunca he abandonado el interés por la política. La política de izquierda. Soy un político de izquierda radical. No he podido dejar de serlo nunca. He tenido cambios, me he vuelto más tolerante. Creo que mi visión de la política se ha ampliado, pero la preocupación política, entendiendo por ello el deseo de mejoramiento de nuestra especie humana en general y de los mexicanos en particular, nunca me ha abandonado. Eso también es un elemento muy importante en mi biografía.”

Lector de todo

Primero fue la poesía, la cual comenzó a escribir desde muy pequeño, debido a una condición muy particular: es nieto de Enrique González Martínez e hijo de Enrique González Rojo. Tres generaciones de poetas.

Después de comenzar a escribir poesía, “noté que ésta tenía vasos comunicantes con la estética. Me puse a estudiar estética, que en aquella época se consideraba una parte de la filosofía, aunque ahora se haya independizado. Al estudiar estética me encontré examinando ciertos libros de filosofía y por eso me fui de la poesía a la filosofía con la mediación de la estética.

“En alguna ocasión me preguntaron acerca de qué es para mí un poeta. La respuesta se puede extender a otras disciplinas: el poeta es el que no puede vivir sin escribir poesía. Ése es el poeta desde el punto de vista de la existencia. Es una definición existencial del poeta. Puede haber poetas que no tengan una gran dimensión, una gran altura, y sin embargo nacieron para escribir poesía, y no pueden vivir sin escribirla.”

El encuentro de González Rojo con la política ocurrió en la universidad. “Ingresé –manifiesta el poeta Enrique González Rojo– al Partido Comunista en aquella época, después tuve una lucha interna junto con José Revueltas, de quien fui compañero y de quien he escrito y sigo escribiendo”.

Aunque sus distintas facetas se combinan, no ocurre lo mismo al momento de escribir. No puede, dice el filósofo, escribir poesía de manera simultánea con algún ensayo. Por ejemplo, ahora su proyecto es la escritura del libro La idea del socialismo (cada uno de los seis capítulos escritos hasta ahora tiene cien páginas) y sólo lo interrumpió para escribir un poema dedicado a Javier Sicilia (que puede leerse en su página web) y que ahora reproducimos en estas páginas.

“En este momento estoy en receso en poesía después de haber escrito mucho porque estoy dedicado a la filosofía. Sin embargo como soy una persona sensible a lo que ocurre: apenas me enteré de lo que le había ocurrido a Javier Sicilia le escribí. Estoy trabajando sobre el capítulo del ideal del socialismo en México, pero al mismo tiempo como me preocupa todo lo que está ocurriendo en el país. Me solidarizo con algunas preocupaciones como las de Javier Sicilia así que abandoné un poquito aquello para escribir ese poema.”

Fuente: La Jornada

Ericka Montaño Garfias

Jueves 12 de mayo de 2011, p. 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s