Violencia, ¿a quién responsabilizar? I/III

Por Cynthia Damián

 Ante la oleada de violencia que se vive en el país surge la imperiosa pregunta ¿a quién responsabilizar?, mucho se habla del papel de los medios de comunicación y la información que éstos ofrecen, al papel determinante del ambiente familiar y del social en la formación del carácter cívico de los ciudadanos, a cuestiones económicas, políticas, etc. Pero considero que el asunto va más allá de cuestionar esto.

 La preocupación debería trasladarse hacia el tipo de formación cívica desde la enseñanza básica que reciben los que después asumen el carácter de ciudadanos. En este caso, es válido hacer la siguiente interrogante: ¿no es más bien que la educación con valores ha dejado de ser funcional en la sociedad actual? Ahora no sorprende encontrar casos de sicarios de catorce años ni espanta el número de muertos que produce la guerra contra el narcotráfico sin pensar en el número de viudas y huérfanos que esto ha generado.

Lo anterior revela el problema de fondo: la capacidad de sorprendernos ante las situaciones actuales se está perdiendo o se ha perdido. Si hubiera que describir el “espíritu de la época”, fácil sería describirla como una sociedad desangelada, apática, pero sobre todo indiferente. La indiferencia como característica de la sociedad posmoderna ha llevado a un vacío de ideales reguladores y ha mostrado la barbarie a la que puede llegar la razón en sus intentos de imponerse como la única rectora de la vida humana.

De igual modo, se ha perdido la capacidad de interesarse por los demás o ésta se disfraza bajo la apariencia de “diálogos” que buscan “incluir” y “comprender” al otro en su particularidad, sin ofrecer garantías reales de inclusión o de participación en la sociedad, tal es el caso de los políticas multiculturales, cuyos fracasos revelan la falta de coherencia entre el discurso y la praxis.

¿Cómo pasar de la indiferencia a la verdadera comprensión y análisis de la realidad que nos circunda bajo esta perspectiva? No pretendo dar respuesta a esta pregunta pero sí ensayar una manera de abordarla. Quizá la confusión radique en la distinción educar con valores o enseñar valores para la vida práctica. La primera refiere al papel institucional y sus implicaciones políticas; la segunda apuesta por la formación del ciudadano, a la humanización. Queda pues reflexionar sobre el tipo de formación que hemos recibido, asumirla, criticarla y superarla para proveernos de mejores herramientas que nos permitan un acercamiento al problema.

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ¿Qué opinan de esta idea? Nuevas teorías teológicas podrían tener el potencial de aportar a los cambios sociales que necesitamos, tanto potencial -o más- que una teoría política. Más detalles en: http://mdmartin.blogspot.com/2010/12/verdad-y-teoria.html

  2. La plutocracia, quienes están en posiciones para hacer cambios significativos en la sociedad hacia un mejor bienestar generalizado y no los hacen debido a que eligen un mejor bienestar tan sólo para unos pocos sí que les corresponde gran parte de la responsabilidad del estado actual de nuestras sociedades. En ese sentido estoy por completo de acuerdo con ahuichole.

    Por otro lado, ¿acaso el resto de nosotros somos por completo inocentes? Dependerá del caso.

    ¿Es acaso culpable el niño sodomizado por un sacerdote pederasta después de que éste lo alcoholizó con engaños? ¿No describe esa escena lo que hace el poder con las masas enajenables?

    Por otro lado, muchos otros en la sociedad muy bien nos damos cuenta del sistema del poder y mejor elegimos ajustarnos a sus pautas para beneficio propio justificándonos con un cínico: “¡Es el mundo real, y no lo vas a cambiar!”. Aun si vemos cómo el poder abusa desenfrenadamente de las masas. De ahí es evidente que carecemos de la mínima formación filosófica con la cual podamos hacer una mínima reflexión ética para identificar que no tenemos que cambiar al mundo, tan sólo estamos obligados a empezar por nosotros mismos. En este caso sí que compartimos la responsabilidad de cómo están las cosas.

    Por lo que creo que todos somos responsables de la situación. ¿Qué opinan?

  3. Héctor Eduardo dice:

    Cynthia,

    Creo que tu reflexión y motivación a la discusión sobre estos problemas desde la filosofía es hoy más valiosa que nunca en contextos de barbarie como los que vivimos en México. Llama la atención la escasa o el casi nulo pronunciamiento de nuestros filósofos, intelectuales y humanistas sobre los problemas fácticos que nos afectan, creo que nos deben esas reflexiones actuales, con los pies en la tierra y en su realidad inmediata. Buena elección de tema. Esperemos que avance la discusión.

    Un saludo!

  4. ahuichole dice:

    Hola!! Buen artículo.

    La responsabilidad de la violencia cae, directamente, a la Elite MUNDIAL. Ellos son los responsables esenciales de la oleada de violencia, no de la actual, sino de toda la historia, oficial y no oficial, de la humanidad. Pero ¿quién es responsable indirectamente? los de la base de la pirámide, es decir, toda la demás humanidad. Tu dices que el trasfondo de tal violencia está en los valores enseñados, en la educación. Yo diría que no, diría que el trasfondo en realidad es otro, es uno que escapa a nuestro entendimiento, a nuestra razón, pero no a nuestro inconciente a nuestro corazón, a nuestra sensibilidad.

    Todo sistema educativo, de creencias, de valores ha sido implantado en nuestro ser como si fuera una prótesis, el asunto está en descubir qué es lo que reemplaza esa prótesis. La indiferencia en esa búsqueda es el resultado del excelente trabajo que la punta de la pirámide ha hecho. ¿Por qué crees que la reforma educativa es, en pocas palabras, crear seres multiusos? Es por la misma razón por la que quieren- como bien dices- que la razón impere y sea la que gobierne, la que rompa con la sensibilidad humana, animal, vegetal, mineral.

    ¿Por qué no gusta la metafísica? ¿Por qué los asuntos espirituales -ojo, no religiosos- son objeto de burlas? Todos esos asuntos, a la razón no le agrada para nada, ¿por qué hay tantos intentos de racionalizar a la estética? digo intentos, porque no han podido, siempre se cae a un subjetivismo, ¿por qué crees que se hace la elitización del gusto estético? En las respuestas de esas preguntas se encuentra el trasfondo de la oleada de violencia, no sólo en México, sino en todo el mundo; no de estos momentos, sino a lo largo de toda la historia oficial y no oficial.

    Saludos y buena vibra

    1. CEFIME dice:

      Bien por las observaciones, creo que son muy atendibles, pero esta reflexión inicial busca poner el tema en la mesa de discusión y explorar una vía. Es así que en las dos posteriores engtregas se abundará en ella, tomando en cuenta varios aspectos que parten, convergen y tocan el problema educativo y que no pueden pasar desapercibidos para nosotros.

      Asimismo, se abundará en el tema de la deshumanización que se percibe en la actualidad como una de las consecuencias de intereses corporativos, tanto nacionales como mundiales, pero pido paciencia para seguir discutiendo ese problema.

      Es cierto que el tema da para mucha discusión, y qué bueno que comience a generarla. Sigamos construyendo ideas en torno al problema.

      Cynthia Damián.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s